El machismo oculto en la escuela

Para ser un espacio de formación y aprendizaje tanto de estudiantes como de maestras y maestros, y por tantos y tantos años, hemos dejado pasar algunos detallitos que, tal vez ignorando su implicación, fueron haciendo mella en cada niña/niño/adolescente/joven. Y aprovechando también un muy buen libro que ando leyendo, me permito transcribir de allí esos detalles que lamentablemente se volvieron “naturales”, a fin de que reflexionemos más al respecto y de alguna manera podamos transformarlos o eliminarlos Seguir leyendo

Publicado en EducAcción, Educación, Reflexiones | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

Un mar de fueguitos

UN MAR DE FUEGUITOS

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo
subir al alto cielo. A la vuelta, contó.

Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

-El mundo es eso -reveló-. Un
montón de gente, un mar defueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

Eduardo Galeano.

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , | Deja un comentario

Aunque…

Aunque tú ya no estés,
seguirá amaneciendo.
Aunque tú ya no estés,
volveré a sonreir.
Aunque te hayas marchado,
soplarán nuevos vientos.
Aunque te eche de menos,
brillará el porvenir.
Aunque no salió bien,
volveré a enamorarme.
Aunque hoy nos desalojen,
volveremos a ocupar.
Aunque intenten callarnos la vida,
hacernos llorar,
seguiremos gritando
y cantando al caminar.

Seguirá en pie la lucha,
mantendré la alegría
y tras cada día volveré a levantar,
y aunque a veces me cueste,
cada vez que tropiece,
cada vez que me pierda buscaré una vez más,
buscaré una vez más.

Silvaré por la calle,
me reiré yendo sola.
Caminaré en un vaógn de metro,
imaginando nuestra historia.
Salgo un rato a tomar algo,
volveré por la mañana,
tocaré el cielo mil veces,
aunque el suelo quede más cerca
Habrá quien se consuma,
habrá quien no cambie,
habrá sueños cortados,
libertad enjaulada.
Habrá días que lo piense
y se me quiten las ganas,
pero siempre amanece,
nuestro tiempo no se cansa.

Seguirá en pie la lucha,
mantendré la alegría
y tras cada caída volveré a levantar,
y aunque a veces me cueste,
cada vez que tropiece,
cada vez que me pierda buscaré una vez más,
buscaré una vez más,
una vez más.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Lucha incoherente

Mariana, la madre de una estudiante de secundaria, compartía su preocupación por la situación académica de su hija, pero sobre todo, por la experiencia emocional y la percepción que tenía como estudiante nueva de lo vivido en el colegio hasta el momento, nada motivante. En su reflexión se podía notar su angustia y tristeza, así como la impotencia al verse enfrentada a una situación en la que no solo participaba su hija sino otros estamentos, y en la que no podía hacer mucho.

Vladimir, el profesor, se queja constantemente de los pocos recursos con los que cuenta para sus clases, el espacio tan limitado para tantos estudiantes, la poca atención que puede brindarles porque simplemente el tiempo no alcanza y las situaciones son muchas, el papeleo que hay que hacer para trámites simples que puede conllevar a la extensión de tiempo y la disminución de la importancia de la situación que se trata, y de que su ascenso cada vez se ve más limitado por las restricciones que pone el gobierno.

Ximena, la estudiante, se queja porque su refrigerio a veces no tiene la calidad requerida para una alimentación a su edad, o porque hay alimentos que llegan semicongelados (y no tiene dónde calentarlos), o porque la variedad cada vez es más limitada. Le comenta a su familia quien a su vez se queja de las ausencias de docentes o la demora en la contratación de sus reemplazos, de la inseguridad del sector y de la calidad de educación que su hija recibe.

Mariana, Vladimir y Ximena con su familia, principalmente, hacen parte de la misma comunidad educativa, por lo que podrían unirse y luchar por una solución a estas necesidades, pero:

  • Los padres y madres de familia tienen (o sacan) poco tiempo para la atención de sus hijos, limitándolo solamente a asistir a las entregas de boletines (y eso). Poco se interesan por las situaciones generales del colegio que afectan directamente a sus hijos e hijas. Nuestra sociedad también ayuda, cuando deja como último factor de importancia la atención a la educación, negando permisos, pasando memorandos, descontando por días u horas no trabajadas, entre otras pequeñas cosas.
  • Los estudiantes, a veces mucho exigen pero poco ofrecen, o en el peor de los casos ni siquiera exigen. Tienen la posibilidad de participar para aportar y generar cambios, pero prefieren quedarse durmiendo. Tienen la posibilidad de ir cada día a aprender, pero prefieren copiar y pegar de internet lo que sea que encuentren, y llegar al último día a pedir “¿qué tengo que hacer para recuperar?
  • Y los docentes, tristemente muchos de los docentes que se quejan son los que menos hacen. Una pequeña evidencia de eso es esto, que cuando se convoca: la mayoría firma, menos de la mitad se alista para ir, la mitad de la mitad toma camino y la mitad de la mitad de la mitad llega y se queda. Los que no participan tienen cosas que hacer en su casa, aprovechan para ir y hacer la vuelta que no pudieron hacer en otro momento, se van a descansar, o peor, si niquiera le interesa pero al menos desde el principio dicen que no va.

Concentraciones donde realmente da vergüenza que la participación de maestros sea tan pobre, vergüenza de que algunos se disfracen para usar “el tiempito libre” en otras cosas, pero eso sí, están muy dispuestos a cobrar lo que corresponda o a obtener las ganancias que lucharon otros.

¿Para dónde vamos con tanta indiferencia?

 

 

Publicado en EducAcción | Deja un comentario

Trueque

Me das tu cuerpo patria y yo te doy mi río
tú noches de tu aroma / yo mis viejos acechos
tú sangre de tus labios / yo manos de alfarero
tú el césped de tu vértice / yo mi pobre ciprés

me das tu corazón ese verdugo
y yo te doy mi calma esa mentira
tú el vuelo de tus ojos / yo mi raíz al sol
tú la piel de tu tacto / yo mi tacto en tu piel

me das tu amanecida y yo te doy mi ángelus
tú me abres tus enigmas / yo te encierro en mi azar
me expulsas de tu olvido / yo nunca te he olvidado
te vas te vas te vienes / me voy me voy te espero

Mario Benedetti
Publicado en Cultura Libre, Poesía | Etiquetado , , | Deja un comentario

No te rindas

No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo.
Aceptar tus sombras,
enterrar tus miedos,
liberar el lastre,
retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños
destrabar el tiempo,
correr los escombros,
y destapar el cielo. Seguir leyendo

Minientrada | Publicado el por | 2 comentarios

Hacker: no es lo que se quiere decir

Esta es solo una transcripción de un fragmento del libro “Ciberactivismo. Las nuevas revoluciones de las multitudes conectadas” en vista de las continuas confusiones al referirse a “hacker” o “hackear” cuando lo que se quiere decir realmente es otra cosa, y mejor, evitemos y corrijamos confusiones. Aquí va:

Seguir leyendo

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , | 4 comentarios

Te quiero

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Mario Benedetti
Publicado en Poesía | Etiquetado , | Deja un comentario

Fracasamos

Y estamos así de mal, los pocos que eligieron, eligieron mal, ni siquiera por convicción sino por odio a lo que ya estaba. Y ahora pagamos todos. Qué ignorantes podemos llegar a ser que no decicimos con objetividad sino con las vísceras. Las cosas empeoran, las quejas de ahora son menos, o son achacadas al gobierno anterior, nada racional.
Seguir leyendo

Publicado en Cultura Libre | 2 comentarios

Poema 10

 

Te dedico la Luna

y las estrellas

Las puedes mirar desde allí también

aunque desde acá se ven mejor

No hablo de lugares distantes en el mapa

sino de un lugar común en el corazón

Constance.

Publicado en Poesía | Deja un comentario